Todos los días en mi practica de médico, recibo a personas, que llegan a mi consultorio, que están presentando alguna alteración en su salud y la mayoría (95%) buscan la respuesta fuera de ellos o pretenden, que yo como médico, les resuelva todos sus problemas; no solo que los escuche; sino que les identifique la raíz del problema, y se los solucione en el menor tiempo posible y el menor esfuerzo por parte de ellos y en verdad, después de 14 años de profesión, me he dado cuenta que la verdadera cura o restablecimiento de la salud, se logra solo si hay un cambio, el cual debe ser por parte de la persona, principalmente, en su estilo de vida. Muchas personas que llegan a la consulta, al terminarla, se retiran serias conmigo, porque no les formulo la pastilla mágica, con la que todos sus problemas de salud desaparezcan y se puedan sentir sanos de nuevo. Cuando se presenta la oportunidad y les logro hacer un análisis de su vida y podemos hablar un poco más profundo y aunamos en su día a día, se logra observar que tienen unos hábitos realmente pésimos. Stress excesivo, sedentarismo, obesidad, polimedicados, alteración del sueño, etc. Pero como acostumbro decirles, la salud es algo acumulativo, que no se gana o se daña de un día para otro, sino que es la consecuencia natural de lo que se hace durante los 5, 10,15 o 40 años atrás. Y si lo analizamos, la mayoría de las cosas que hacemos de jóvenes, van en contra de nuestra salud; fumar, beber, no dormir, no descanso, no comer, etc.; y lo mismo pasa en l resto de aspectos. La gran ventaja que se tiene en la condición de ser humano, es que cada día se puede cambiar y mejorar, lo que realmente se necesita, es el deseo de cambio. Pero tristemente y muy a pesar de las explicaciones y que se les dibuja, se les da todo desgranado para entender y suelen decir que entienden todo y que ya saben que deben hacer y te juran que lo van a hacer, no lo hacen. Y eso me atrevo a considerar que es en un 98% lo que sucede. Y es realmente des motivante esa parte de mi trabajo, pero, en este punto la verdad ya no me mata mis pensamientos, ni me desvela como lo hacía antes (aunque he de admitir que hay algunos casos, que me pregunto cómo es posible que lleguen a X situación y no cambien) pero cada vez son menos los casos que alteran mi estado de nirvana.

Muchos hasta este punto, dirán, que tiene que ver todo estos con el trading, que es en lo que nos enfocamos en este blog y que es el tema central de nuestro emprendimiento. Déjenme decirles que Todo; tienes que ver todo; y se los explicare.

Cuando tengo la oportunidad de hablar con ciertas personas, sean colegas o familiares, amigos de la infancia, vecinos o simplemente un extraño con el que entablas una corta conversación, o vas en el bus o caminando y escuchas a la gente, logras identificar que van en una letanía de quejas acerca de la vida que les toco; léase bien; les toco, que tú piensas y te sientes estando frente a un paciente. La mayoría de las personas, piensan que con el simple hecho de contar o depositar sus problemas o quejas en los demás, ya van a encontrar la solución a su situación actual. Que al hacer eso, más el quejarse y depositar sus problemas en ti o achacarlos a todos, menos a ellos; como ejemplo: al jefe, al gobierno, a la pareja, los hijos, los padres; por arte de magia, todo va a ser mejor y como ellos lo quieren. Pero, se les olvida el actor más importante en la vida de cada uno de nosotros y que es el verdadero responsable de estar en donde estas en la actualidad. Y si, ese responsable, no es otra persona más que TU y cada uno de nosotros. En verdad cuando te analizas, ves que en ocasiones el peor enemigo de nosotros, somos nosotros mismos, con todos tus prejuicios, paradigmas o excusas sin sentido.

Hasta este punto, podrías pensar que nada tiene sentido, pero te voy a contar lo que se suele hacer; a nuestro parecer, y es lo más ilógico; pero que cuando analizamos con cabeza fría cada palabra o actitud nuestra, decidimos hacer caso omiso a todo. Si comparamos lo que pasa en una consulta, con la vida diaria, nos damos cuenta que es lo mismo, letanía de quejas, sin la más mínima acción al respecto. Cambiar la salud o cambiar la situación laboral, económica, familiar, nunca se va a lograr con la simple emisión de palabras, así estás, estén cargadas de gran sentimiento o emoción. Para lograr un cambio debemos actuar, debemos tener la convicción de la necesidad de un cambio, pero sobre todas las cosas, lo que hay que hacer es movernos, salirnos de nuestra zona de disconfort y hacer caso omiso a la voz interior de la conformidad. Te recomendamos que un día, te sientes a tomarte un café, cerveza, té o tu bebida favorita, con un buen amigo que esté dispuesto a escucharte, te permita hacer una catarsis y después de esto, le agradezcas pagando la cuenta, vete a tu casa, duerme bien en la noche y al día siguiente levántate un poco más temprano y empieza el cambio. Paso a paso se llega a roma. No busques cambios grandes desde el inicio, ni busques mejorar todo en un día, lo único que lograras sin empiezas con esas metas no adecuadas, es que en dos días hayas desistido del cambio, vuelvas a tu rutina y cuando vuelvas a despertar de tu letargo, han pasado 2 o 3 años. Ponte metas cortas, sencillas y fáciles de cumplir. Y has esto para cada día, nunca te acuestes sin haber aprendido algo nuevo, así sea una simple palabra en otro idioma, eso no interesa. Pero aprende algo y veras que a medida que haces esto, el cambio en tu vida no solo lo notaras tú, sino toda la gente a tu alrededor y te lo harán saber. Con el trading aprenderás disciplina, enfoque, determinación, paciencia y se te notara en tu forma de actuar en otras circunstancias en tu vida. Aprender es la mejor alimentación que le puedes dar a tu cerebro.

“No olvides, para resultados diferentes, necesitas hacer cosas diferentes”

Recuerda, medicall trading esta con ustedes.

www.medicalltrading.com

3112826303 – 3105842256 YouTube: medicall trading – Spotify: podcast “Hablemos de trading” – Facebook: medicall trading