¿Porque hacemos las cosas día a día? ¿hay algo que nos motive a hacerlo? O simplemente estamos en automático con las rutinas de nuestras vidas, que ya ni siquiera nos preguntamos por qué hacemos las cosas o más bien, ya ni nos preguntamos porque estamos vivos.

Esto, aunque para algunos parezca ilógico; solo para el 10% de la población mundial; para el otro 90% del mundo es el pan de cada día. Y si no me crees, simplemente analiza tú vida, la próxima vez que te encuentres con un amigo, amiga o familiar, pregúntale por qué hacen lo que hacen. Y verás que las respuestas van a ser diversas, algunas divertidas otras no tanto, pero es verdad, y te aseguro que el tema principal en sus vidas, es la obligación. La obligación de pagar las cosas, la obligación de demostrar a los demás que tienes o que puedes hacer. Y en parte es entendible esto, ya que desde pequeños nos obligan a ir al colegio, nos obligan a hacer tareas, si eres de los que el colegio te gusta, te obligan a salir a vacaciones, la sociedad te obliga a que debes estudiar una profesión y posterior a esto estas obligado a conseguir un trabajo, respetar horarios y básicamente obligado a respetar las normas inherentes a tu trabajo. Y si eres los que decide formar un hogar diferente al tuyo materno, te obligan a que cuando te cases debes tener hijos y dar todo por ellos, olvidándote por completo de tus sueños.

Muchos hasta este punto podrían decir, eso no es verdad, pero ¿están completamente seguros que no ha sido y sobre todo, que no sigue siendo así? Si hacemos un flashback en nuestra vida, nos daremos cuenta que efectivamente eso ha sido así, pero como la mayoría de cosas y conductas en nuestra vida, han sido casi que implantadas en nuestra mente y grabadas en nuestro cerebro, ya que esas mismas ideas fueron implantadas en la mente de nuestros padres y en la de los padres de ellos y así infinitamente generaciones atrás. Por esta razón, es que vemos familias enteras que tienen los mismos patrones de conducta, que en el caso que sean patrones buenos, será una gran ventaja para ese grupo familiar y todas las personas a su alrededor, pero en el caso de conductas disruptivas y fuera de la lógica social, es un problema enorme; no para ellos; si no para la sociedad y las personas a su alrededor, ajenas a su grupo familiar, ya que esas conductas anormales para todos, para ellos, no lo serán.

Ustedes se preguntarán porque les quiero hablar de esto, por ningún motivo es para hacerlos sentir mal con ustedes mismos, o con sus familias, ese nunca seria el objetivo de nuestro blog, pero si logro generar un poco de consciencia; pero, sobre todo; si logro que reflexionen acerca de sus vidas 5 minutos y hacer de pronto un clic, que los haga analizar más a fondo su comportamiento, me daría por muy bien servido. ¿Y esto con qué propósito? Uno solo, que cambiemos esa motivación del porque estamos vivos, que no sea por obligación, sino por pasión.

En muchos libros o videos motivacionales que he leído, escuchado o películas relacionadas, siempre se termina buscando la pasión por lo que se hace y una vez se logra, todo empieza a tener un rumbo diferente. Muchos dicen que, si amas lo que haces, nunca trabajaras. En parte estoy de acuerdo y a la vez no. El amor es una fuerza muy grande que nos puede motivar a hacer cosas, pero no siempre alcanza para darlo todo de sí mismo o incluso en ocasiones se confunde. Si vemos, muchos hijos aman a sus padres, pero los visitan 1 sola vez al mes o viceversa, los padres aman a sus hijos, pero no les dedican tiempo. Y si les preguntas si es amor lo que sienten, te dirán que sí, pero si analizamos más allá, nos daremos cuenta que es más una obligación que un amor de verdad.

Caso contrario, tenemos la pasión. Otro sentimiento, que es muy poderoso y que, a mi manera de ver, es el que debería regir en nuestra vida. No interesa cual sea tu profesión, oficio, nivel de estudio o de instrucción, genero, raza, país, barrio, etc… nada de eso importa si lo que rige tu vida es la pasión. Para mí, de forma personal en este momento debo decir, que cuando encontré cual era mi pasión en la vida, todo cambio. Y esa pasión es la de ayudar y sobre todo la de ayudarme a mí. Algunos dirán, ¡que egoísta¡, al decir que me gusta ayudarme a mí mismo, pero yo les pregunto; ¿tiene algo de malo en pensar en mi primero y después en los demás? Por supuesto que no. Eso es como decir que tener dinero es malo. Pero esos temas los veremos en un próximo blog.

Cuando tú tienes y sientes pasión por ti, haces lo mejor para ti, haces ejercicio, lees y aprendes todos los días algo diferente, duermes el tiempo que tú necesitas para descansar, no fumas, consumes alcohol de una forma ocasional y responsable, escuchas buena música, escuchas audiolibros de tus temas favoritos, buscas y escuchas podcast con contenidos constructivos para ti, caminas lo más que puedas, te comportas de una manera correcta en todas partes y sobre todo te sientes bien contigo mismo, sin importar lo externo; el simple físico; sino que lo más importante, es el interior de cada uno, que es donde somos de verdad auténticos, pero sobre todo en tu mente. Y podrías pensar que eso que acabas de leer es lo más narcisista que hayas podido leer en nuestro blog, pero te aseguro que no es así, que es todo lo contrario. Si lo interpretamos con los ojos del aprendizaje, te darás cuenta que cuando tú tienes esa pasión por ti y por tu vida, terminaras siendo un ejemplo positivo, un ejemplo a seguir, un ejemplo a imitar, serás un modelo de persona que muchos querrán seguir y aprender de ti, verán en ti la pasión por la vida, verán en ti la pasión de cuidar lo más preciado de todo, que es tu cuerpo y tu mente. Y si tú tienes un hijo pequeño, que estará pendiente de ti todo el tiempo, que te observará, te imitará y vera cómo te cuidas, el hará lo mismo para con él y muy seguramente lo hará con los demás. Así que amigos, les recomiendo y sugiero que cambien sus obligaciones por pasión, pero lo más importante para cambiar, no está afuera sino es en ti mismo. No pretendas cambiar a los demás, sino estas dispuesto o no puedes cambiarte a ti mismo. Siente pasión por la vida, siente pasión por cada cosa que hagas por ti y para ti. Te aseguro que sin darte cuenta ayudaras a mucha más gente y lo harás mejor, que, si te levantaras cada mañana pensando en que debes ayudar a 1 o 2 personas ese día, para que valga la pena el mismo. Recuerda que vida solo hay una, pero formas de vivirla, muchas, escoge la que más te apasione y que tu pasión contagie alegría a los demás y nunca, pero nunca dudes de ti y tus posibilidades de ser cada dia mejor.

LA PASION POR TU PROPIA VIDA, ES LA BASE PARA LO QUE ESTAS DISPUESTO A DAR A LOS DEMAS

www.medicalltrading.com

Podcast: Hablemos de Trading – YouTube: medicall trading – Instagram: medicalltrading

Contacto personal o vía WhatsApp 3112826303 – 3105842256